top of page

Cultura Subterránea: Un Dios mexica poco venerado

  • Exhibe estación Pino Suárez pirámide prehispánica


Jesús Alejandro Villegas


El caótico transitar de miles de personas que diariamente utilizan la red del Sistema de Transporte Colectivo Metro les impide apreciar en muchas ocasiones lo que los pasillos del subterráneo tienen para ofrecerles.


Tal es el caso de la Pirámide de Ehécatl, que se encuentra ubicada en la estación Pino Suárez en el primer cuadro de la Ciudad de México, justo en las entradas de la Línea 1 en dirección al pasillo de correspondencia de la Línea 2, y que muy pocas personas se detienen a observar.


El Dios del Viento mexica tenía entre sus misiones más importantes la de ser el precursor de la lluvia. Su imponente soplo barría los cielos, los campos y los caminos, dejándolos listos para recibir el beneficio de la lluvia y por consecuencia, la fertilidad de la tierra.


Cuando Ehécatl hacía sentir su presencia, provocaba fuertes corrientes de aire que causaban temor en las casas, en los bosques y en la selva, a la vez que derribaba árboles y causaba grandes tolvaneras.


Esta edificación prehispánica, que se estima data del año 1,400 d.c., formó parte de un enorme centro ceremonial y fue encontrada en el año 1967, en los inicios de la construcción de la primera línea del Metro.


Y a pesar de que esta se vio afectada por las obras, se logró recuperar la parte que hoy se encuentra exhibida dentro de las instalaciones del colectivo, esto gracias a un proceso de rescate y excavación encabezado por los arqueólogos Jordi Gussinyer y Raúl Arana entre los años 1967 y 1970.


El templo mexica no es considerado una zona arqueológica debido a que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no tiene registrada la pirámide con tal denominación.


En el año 2009 entró en un proceso de conservación y restauración que duró tres semanas y se realizó con el objetivo de asegurar la permanencia de la única estructura precolombina bajo resguardo del Metro.


Adicionalmente se le colocaron vitrinas informativas en los costados y una exposición gráfica con la cronografía del hallazgo para que todos los visitantes se informen sobre su origen e importancia cultural. Sin embargo, son pocos quienes se interesan en esta deidad.



El centro ceremonial mexica fue encontrado en el año 1967, en los inicios de la construcción de la Línea 1 del Metro.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page