top of page

Entrega Girl Ultra nostalgia citadina y amor salvaje

Cierra el año con concierto en el Auditorio Blackberry


Javier Lether


Pasadas las 21:00 horas las luces azules inundaron las paredes del Auditorio Blackberry al igual que los ojos de cientos de fanáticos que la noche del viernes esperaban ansiosos para ver el último concierto del año de Mariana De Miguel, mejor conocida como Girl Ultra.


Después de una gira por Estados Unidos al haber lanzado su último EP “El Sur”, no había otra manera más simbólica que terminar toda esta era en la ciudad que la vio nacer y crecer.


Las puertas del recinto se abrieron para todos los fanáticos de “La Chory”, como le dicen ellos, cerca de las 20:00 horas. El ambiente era una mezcla de rockeros con sus chamarras de cuero y aquellos que iban a un rave, pues “Nan” ha sido DJ desde hace 10 años.


Fue hasta las 21:15 cuando en el escenario se inundó de la vibra escorpiana de Girl Ultra, cuando al unísono se escuchó: “La Chory, la Chory, la Chory”. Con un atuendo negro, emulando la sensualidad que encarna perfectamente la música y la temporada de otoño, empezó a retumbar en las paredes las primeras palabras que salían del micrófono: “Sabes que te conozco más de lo que pueden ver”, “quererte está bien duro, pero se me da tan natural, sabes que podría ser capaza de joderlo todo”. Cómo si todos confesaran una aventura secreta en la que ahora eran cómplices en el infierno con la luz roja que cubría el escenario.


Los primeros años de esta década está copada en ese sentido: mientras que en unos casos las chispas se generan a través de vehículos de nostalgia, exposición sumamente frontal, en otros, estas se materializan guiados por giras de antiguos buques insignia del mundo melódico.


Ese último caso es, sin lugar a dudas, aquel que nos tocó de cerca vivir cuando Girl Ultra paseó por toda melodía del alma al cantar sus canciones más antiguas y las de los últimos discos: “Discreción” para cuando el amor ya fue, “Duele”, “Para Q te Acuerdes de Mí” cuando han sucedido rupturas amorosas, “Nada Q Hacer” para los desquehacerados, “Escarlata”, “Ella Tú y Yo”, que ya son clásicos de Nan, “Fuck him”, “Morena Mía”, “Oggy”, “Dímelo (Rosas)”, nueva canción, el cover de Miguel Bosé y su colaboración con Ximena Sariñana.


Pero el clímax llegó cuando Santiago Casillas, vocalista de Little Jesus, se unió a Girl Ultra y comenzaron a cantar “Fuera de Lugar” y “Punk”; haciendo que el mundo se inclinara para darles sus energías y todo su amor como dice la canción. Antes de hacer una movida inesperada para cambiar su atuendo a una novia pirata o gitana, dejó reanimar al público cuando cantó “Amores de Droga”.


Ya casi para finalizar, dedicó una introducción a su canción “Amor Salvaje”, que está escrita para la Ciudad de México: “¿Quién ha estado hasta las 3:00 de la mañana en Insurgentes?, porque todos le hemos hecho el amor a esta ciudad. Ciudad de México, está es para ti”. Y como si fueran peces llevados por el cuerpo se hundían en las palabras de: “Insurgentes es el mar, en el que suelo nadar, de norte a sur, flotando, pero; ¿Qué necesidad?” e hizo que más de uno de los presentes sacara a pasear sus recuerdos más íntimos y como si fuera parte de la escenografía también lo eran las lágrimas de todos y las luces que cazaban el movimiento de la cantante.


“Les voy a dar toda mi energía, porque este es mi último concierto del año”, dijo “Nan” antes de dejarse consumir ante el público cantando “Bombay”. Mariana De Miguel recuerda que el artista se debe a su público y el público responde con amor a su entrega de alma y cuerpo, pues como bien dice ella “es una temporada de Escorpio”.

El viernes pasado el escenario del Auditorio Blackberry se inundó de la vibra escorpiana de Girl Ultra. Fotos Javier Lether

12 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page