top of page

Una historia que queda a deber

Los Súper Descendientes


Javier Lether


El cine de superhéroes sigue llegando a las carteleras cinematográficas a pesar de la decadencia que ha presentado en los últimos años en los “live action” de Marvel o DC Comics, y aunque de vez en cuando nos encontramos con una buena obra, esto no siempre es así.


Las grandes casas productoras han optado por migrar a las películas animadas como ha sido el caso de Spiderman con “Into the Spider Verse” o “What If” de Jenkins Entertainment, teniendo gran aceptación por la crítica y el público, pero creo que no es el caso de “Helt Super” o Los Super Descendientes (como fue nombrada en Hispanoamérica).


La película noruega que se estrenó hace casi más de un año, fue seleccionada para proyectarse en el 73º Festival Internacional de Cine de Berlín el 20 de febrero de 2023, sin embargo fue cancelada debido a preocupaciones sobre la cara negra del disfraz, ante la objeción de los cineastas y el Instituto Noruego de Cine.


El pasado fin de semana comenzó a ser proyectada en las salas mexicanas, y mientras algunos medios la señalan como una película que promueve el amor propio, no logra su cometido.


La trama gira alrededor de Hedvig, una niña que entra en el estereotipo de desadaptada social en la escuela y con su familia, la cual está conformada por su papá, quien es un superhéroe llamado Súper León. Hedvig accidentalmente encoge el traje de su papá, por lo que ahora ya no puede salvar a nadie. Ante esto, él elige que su primo Adrian sea el próximo superhéroe, pero Hedvig no está de acuerdo y tiene que demostrar lo que es capaz de hacer.


El filme carece de una verdadera acción y un conflicto más allá de demostrar que el poder viene más allá de un traje. Los 76 minutos que dura, no son suficientes para contar una historia que no tiene pies ni cabeza, y es que el público aunque sea infantil es exigente con los efectos especiales, la acción y la emoción.


Películas como Mi Villano Favorito, Frozen o Toy Story dejan un mensaje claro y se dan su tiempo para conectar con la audiencia y despertar el interés desde los primeros minutos, ya sea por la nostalgia, el drama o la comedia, y esto es algo en lo que falla totalmente Los Super Descendientes.


La animación es un 3D que en ciertas ocasiones presenta tintes de 2D que quedan fuera de cuadro y la historia de esta película noruega es tan predecible que cae en un desenlace cliché de la protagonista hacia su papá y su primo por tomar malas decisiones.


Películas como Megamente que hablan sobre la dicotomía entre el héroe y el villano, logran plantear como el lugar y las circunstancias de vida llevan a elegir un camino en donde los malos se pueden reivindicar y pasar a ser los héroes si se toman las decisiones correctas.


Si usted gusta puede visitar la sala de cine para no enterrar esta película en el olvido, pero mi recomendación es que mejor gaste el precio de su boleto en cualquier otra opción de filme, ya que ver una historia de superhéroes en donde no se cumple con la regla de inspirar a levantarse de la butaca y querer salvar el mundo, no vale la pena.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page