top of page

“Echando a perder se aprende”

OFICIO: Zapatero


Alberto Alcaraz

El oficio de zapatero ha pasado por diferentes momentos durante la historia de la humanidad y puede llegar a ser tan antiguo como de unos 15 mil años o más, cuando los hombres de las cavernas comenzaron a proteger sus pies amarrando distintas pieles con una especie de cordel.

Pero la labor del reparador de calzado como lo conocemos actualmente tiene su origen en la Edad Media, en donde el zapatero fue valorado por el dominio artesanal del cuidado de la piel que cubría los pies.

Hoy en día, debido al uso de materiales sintéticos, los zapatos son desechables y cada vez la labor de este oficio se ha ido reduciendo. Sin embargo, muchos zapateros han continuado operando en sus pequeños talleres, preservando la tradición de la fabricación artesanal y la atención personalizada.

La clientela que busca los servicios de un zapatero especializado tiende a estar dispuesta a pagar más por el calzado de alta calidad y sus reparaciones manuales, valorando la artesanía y la durabilidad por encima de la moda efímera.

La confección y cuidado del calzado por encargo sigue siendo una labor preciada entre muchos clientes que recurren al taller tradicional de reparación para sustituir suelas, reparar tacones y coser rasgaduras según las necesidades de cada pieza de calzado y prolongar así la vida útil del calzado y mantenerlo en buen estado.

El Sistema Informativo CUPP acudió al taller del maestro Rafael Ramal para conocer su labor como zapatero y los retos que enfrenta al desempeñar su oficio.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page